Cuenta atrás para una nueva oleada de despidos en la banca española

La banca española comienza el año perdiendo peso, por la vía laboral. Encauzados los planes de reestructuración de las entidades, rescatadas las firmas nacionalizadas y tras algunas operaciones estratégicas, Bankia, Novagalicia, Santander, Ceiss, Caja 3 o Banco de Valencia ultiman estos días la puesta en marcha de una nueva oleada de EREs que elevará a 40.000 los empleos destruidos por el sector durante la crisis.

La banca se prepara estos días para someterse a una nueva sangría laboral. El efecto de la propia crisis, las purgas que han acompañado a algunas operaciones de crecimiento inorgánico y, sobre todo, los macroprocesos de fusión que han caracterizado la modernización de las cajas de ahorro, ya se saldaron con fuertes procesos de ajuste de personal. Nuevas operaciones estratégicas, las condiciones del rescate a las entidades nacionalizadas y los planes de reestructuración que han acometido algunas firmas con problemas prometen desatar una nueva oleada de despidos colectivos que elevarán por encima de los 40.000 el número de puestos de trabajo perdidos en el sector desde que comenzó la crisis, según cálculos de UGT.

1. Bankia. El contador de 30 días naturales que una empresa de más de 500 empleados tiene para negociar un expediente de regulación de empleo (ERE) se pondrá en marcha mañana para Bankia que la pasada semana dio por cerrado, sin preacuerdo, el periodo de algo más de un mes de encuentros informales previos mantenidos con los representantes de sus trabajadores. Con el nuevo año arranca pues el diálogo oficial del que será el mayor ERE financiero de los últimos años. Si las partes no pactan alargar los plazos, la entidad tendrá hasta el 9 de febrero para diseñar la salida de unos 5.000 empleados de los 6.000 que dejarán la firma para 2015. Un duro ajuste sobre los 20.500 empleados de la entidad, al que acompañará el cierre de 1.100 de sus 3.200 oficinas. Así lo ha impuesto Bruselas como condición a las ayudas públicas del rescate europeo, bajo la recomendación, además, de ceñirse a los estándares más conservadores de la nueva reforma laboral. Siguiendo estas directrices, Bankia ha esbozado un plan de salidas con indemnizaciones de 22 días de salario por año trabajado y un límite de 14 mensualidades. Una propuesta ligeramente superior al mínimo que establece la regulación, en 20 días y 12 mensualidades, y absolutamente alejada de los 46 días más una prima de 30.000 euros que desembolsó en el ajuste anterior. A los 5.000 empleados que vayan saliendo por esta vía se les sumarán otros 1.000 más que dejarán la entidad mediante externalizaciones (Bankia ya ha acordado el traspaso de 100 empleados a IBM y negocia acuerdos similares con otros proveedores) o por la venta de filiales, como la del City National Bank of Florida, que emplea a 600 personas.

En paralelo, además, fuentes sindicales apuntan a que la firma prevé rebajas salariales para el resto de sus trabajadores, que alcanzarían un 40% de recorte en algunos de los casos, suspendiendo básicamente el salario variable. Ante semejante punto de partida, Comfia-CC OO, Fes-UGT, Accam, Sate, Csica y CGT, sindicatos mayoritarios de la entidad, han convocado manifestaciones de protesta ante las sedes de Bankia en Ávila, Barcelona, Las Palmas, Logroño, Madrid, Segovia y Valencia a lo largo de toda la tarde del miércoles.

2. Novagalicia. “Seguiremos solos”, sigue sosteniendo en cada reunión el presidente de Novagalicia, José María Castellano, rechazando que la entidad intervenida vaya a ser subastada en los próximos meses como ocurrirá en breve con Catalunya Caixa. Pase lo que pase, Novagalicia se prepara para poner en marcha el plan de ajuste de plantilla que Bruselas impuso a cambio del rescate. Ante la falta de consenso alcanzado con la plantilla en el periodo de consultas previo, que podría concluir con la reunión prevista para hoy, Novagalicia pretende abrir oficialmente la negociación de su ERE el próximo lunes. El plan recoge la salida de 2.508 personas entre el presente ejercicio y 2016. Los sindicatos han convocado paros parciales para la jornada del lunes en todas las oficinas._

3 Caja 3. Caso diferente es el de Caja 3 que en la última semana de 2012 retiró el ERE que había planteado para presentar uno nuevo, en los próximos días, bajo las mismas condiciones pero con el reloj de arena de nuevo parado. La firma pretende prescindir igualmente de 592 trabajadores y cerrar 187 oficinas solo ahora lo hará bajo la supervisión de Bruselas, que ha aprobado inyectarle ayudas públicas en forma de instrumentos convertibles (Cocos).

4. Banco Ceiss. El rechazo de Unicaja al tan accidentado matrimonio con la antigua Caja España-Duero ha dejado al ahora Banco Ceiss a los pies de los caballos. Si la entidad malagueña no vuelve a cambiar de opinión, las antiguas cajas castellanas prevén acometer la salida de 1.500 empleados y el cierre de 263 oficinas. Los sindicatos amenazan con paros indefinidos.

5 Banco Santander. Otro ajuste más, que promete no ser el último, es el que se deriva de la absorción de Banesto por parte de su entidad matriz, Banco Santander. Una operación que se saldará con la salida de unos 3.000 empleados y que comenzará a negociarse mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s