El BCE alerta de que si España no hace nuevos ajustes el año que viene, no cumplirá con el déficit en 2014

El Banco Central Europeo (BCE) ha asegurado que España no logrará reducir el déficit público por debajo del 3% que es lo acordado con Bruselas.

“De acuerdo con las políticas aplicadas actualmente, se prevé que España registre un déficit superior al valor de referencia del 3% del PIB al cumplirse el plazo de 2014 establecido en su procedimiento de déficit excesivo”, ha aseverado el organismo en su último informe mensual.

Su visión para este ejercicio
El documento explica que en España, en los primeros nueve meses del año —y si se excluye la recapitalización bancaria— el saldo de las Administraciones Públicas ha sido “sólo moderadamente más bajo que en el mismo período de 2011”. La principal causa de esta evolución de las cuentas es que, aunque el gasto público no destinado al pago de intereses y a prestaciones sociales ha caído de forma acusada, su impacto en el saldo público se ha visto hasta la fecha contrarrestado en gran medida por el descenso de la recaudación tributaria y el aumento del gasto destinado al pago de intereses de la deuda y a prestaciones sociales.

Eso sí, el BCE “espera que el saldo público caiga de manera más pronunciada en el último trimestre, cuando el grueso de los cambios en la fiscalidad de la Administración Central, las reformas en la sanidad y la educación adoptadas en abril y la supresión de la paga extra de Navidad de los empleados públicos tengan mayor impacto sobre las cuentas públicas”.

En 2013 volverán a fallar los ingresos fiscales
El informe también analiza las previsiones para 2013 y las recetas que se incluyeron en el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado. La conclusión del BCE es que el año que viene el problema de las cuentas volverá a estar en los ingresos fiscales que se situarán por debajo de los esperado.

Hay que recordar que los PGE incluyen nuevas medidas tributarias (límites a las deducciones del impuesto de sociedades, gravamen sobre los premios de loterías y nuevos impuestos sobre los biocombustibles y el gas natural) encaminadas a lograr unos ingresos cercanos al 0,5% del PIB, así como recortes en el gasto de los ministerios próximos al 0,4% del PIB. Además, el proyecto de presupuesto también suspendió el recorte de 1 punto porcentual previsto en las cotizaciones a la Seguridad Social, cuyo coste hubiera ascendido a cerca del 0,25% del PIB.

El BCE también destaca que la mayor parte de los Gobiernos de las comunidades autónomas han presentado ya sus propuestas de presupuestos para 2013.

El organismo sentencia que “todo lo anterior apunta hasta el momento a recortes del gasto del orden del 4% en total, pero también a unos ingresos más bajos que lo inicialmente presupuestado para este año”.

Reclama nuevas medidas para cumplir con los objetivos de déficit
El BCE alerta de que, a pesar de los avances realizados, “aún persisten importantes desafíos en el corto plazo”. “Ante todo, son necesarios nuevos esfuerzos para restablecer la sostenibilidad de la deuda a largo plazo. Por ello, es, esencial mantener el impulso para reducir los desequilibrios presupuestarios”, asegura el informe.

El BCE reconoce que “si bien podría observarse un deterioro transitorio en el crecimiento derivado de la consolidación presupuestaria, los ajustes fiscales bien diseñados dan lugar a una mejora permanente del saldo estructural y, por lo tanto, a un efecto favorable en la senda de la deuda en relación con el PIB”.

En este sentido, el organismo sentencia que “el aplazamiento del necesario ajuste presupuestario no es una alternativa creíble a la corrección oportuna de los desequilibrios fiscales”.

“Las estrategias presupuestarias deberían, por lo tanto, cumplir estrictamente todos los compromisos adquiridos. Los países con dificultades para cumplir los plazos establecidos en los Programas de Estabilidad deberán modificar sus presupuestos para 2013, con el fin de acelerar los esfuerzos estructurales que permiten reducir el déficit presupuestario”, concluye el BCE.

La economía de la eurozona mantendrá su “debilidad” el próximo año
Por otra parte, el BCE prevé que la “debilidad” de la economía de la zona euro se mantenga durante 2013, ya que la necesidad de ajuste de los balances en los sectores financiero y no financiero y la persistencia de la incertidumbre “seguirán lastrando la actividad económica”.

El organismo señala que las estadísticas y los indicadores de las encuestas disponibles siguen apuntando a “una mayor debilidad” de la actividad en el último trimestre del año, pese a que algunos indicadores recientes se han estabilizado en niveles bajos y la confianza en los mercados financieros ha seguido mejorando.

“A corto plazo, se espera que la debilidad de la actividad continúe el año que viene, como consecuencia de la influencia adversa en el gasto interno de la debilidad de la confianza de consumidores e inversores y de la moderación de la demanda externa”, subrayó.

Sin embargo, cree que transcurridos algunos meses de 2013, la actividad económica “debería recuperarse gradualmente”, a medida que se fortalezca la demanda mundial y tanto la orientación acomodaticia de la política monetaria de la institución como la mejora significativa de la confianza en los mercados financieros se transmitan a la economía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s