Moody’s revisa el ráting de 31 entidades españolas

La decisión llega sólo una semana después de que la agencia mantuviera el ráting de España por encima del bono basura. Mantiene la calificación a todas las entidades, salvo a Liberbank. Pero una gran parte del sector financiero sigue bajo revisión para una posible rebaja.

Moody´s revisó anoche las calificaciones de la banca española. La agencia de análisis dividió en varios grupos las 31 entidades españolas evaluadas, en función de la vinculación de cada una de ellas con el Estado.

Así, dado que hace una semana dejó sin cambios la calificación de la deuda soberana, mantiene también ahora la nota de las entidades cuya revisión sólo dependía de aquel hecho. Destaca el caso de Santander, cuyo Baa2 con perspectiva negativa le sitúa como la única firma con un ráting mejor que el del Estado. En este mismo grupo, no cambian las calificaciones de Banesto, BBVA, Caja Rural de Navarra, Bankinter, Kutxabank, Bankoa, Caja Rural de Granada, Cajamar Caja Rural y Dexia Sabadell.

Un segundo grupo tampoco sufre variaciones, si bien en este caso Moody`s no ha tenido en cuenta sólo la revisión de la deuda soberana. Y es que estos bancos también han estado bajo revisión por las incertidumbres relacionadas con sus procesos de fusiones que, dice, están ya “muy avanzados”. “Hay un grado de claridad” sobre el impacto que tendrá en ellos la reestructuración financiera y el proceso de recapitalización bancaria. Eso no les salva, sin embargo, de una perspectiva negativa.

Todo este escenario afecta, en concreto, a Banco Sabadell, la CAM, La Caixa y CaixaBank. En este sentido, la agencia destaca que “la absorción de Banca Cívica no tendrá un impacto significativo en el perfil de riesgo de CaixaBank por el saneamiento del balance de la entidad adquirida, el fuerte perfil financiero de CaixaBank y la sólida evolución de los resultados”.

A partir del tercer grupo comienzan las peores noticias, pues son las entidades que siguen en revisión para una posible rebaja, reflejando la “incertidumbre” asociada a las fusiones que han planteado y su perfil de crédito. Se trata de Caja Laboral, Banco Popular, Unicaja y Banco CEISS.

También se mantiene bajo revisión el cuarto grupo, que comprende a bancos que responden a razones referidas a su propia “idiosincrasia”, es decir, que son motivos específicos de cada uno de ellos. Moody´s no ha realizado hoy ninguna acción sobre estas entidades, si bien la confirmación del ráting de España sí ha aclarado parte de su análisis. Están incluidos aquí Banca March, Banco Cooperativo Español, la CECA, Ibercaja, Ahorro Corporación Financiera, Lico Leasing, Catalunya Bank, NCG Banco, BFA o Bankia.

Ya de forma separada, la agencia ha rebajado la nota de deuda de Liberbank desde Ba2 hasta Ba3. La decisión llega después del fracaso del plan de fusión con Banco Ibercaja. La entidad debe afrontar ahora una recapitalización o un proceso de reestructuración con una “alta probabilidad de requerir apoyo público para reforzar su capital”, según Moody´s.

Resumen

El escenario resultante de toda esta revisión es que, en estos momentos, las entidades que mantienen el grado de inversión son Santander (con Baa2), Banesto, BBVA, Caja Rural de Navarra, Caixabank, Caja Laboral y Banca March, todos ellos con Baa3. La misma nota mantiene el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

En el informe, Moody’s también enumera los riesgos que podrían llevar a una rebaja generalizada del ráting de la banca en el futuro. “La presión a la baja sobre el ráting de la banca podría aumentar si empeoran las condiciones operativas respecto a las expectativas de Moody’s”. La agencia se refiere a si, por ejemplo, la recesión supera sus previsiones, de entre -1,7% para 2012 y del -1% para 2013. A su vez, señala que vigilará el posible deterioro de la calidad de los activos y si se intensifica las presiones del mercado sobre la financiación.

Pero también apunta diferentes factores por los que podría elevar la nota. “La presión al alza podría venir por una exitosa implementación del plan del Gobierno para estabilidad al sistema bancario, con el fin de mejorar la resistencia de los bancos”. A su vez, apunta la posibilidad de que mejoren los resultados, las condiciones de financiación o la eliminación de riesgos que puedan provocar un deterioro de los activos.

Moody’s mantuvo sin cambios la nota de la deuda española a largo plazo, en ‘Baa3’ con perspectiva negativa, el pasado 16 de octubre, con lo que evitaba finalmente situarla en la categoría de grado de especulación, denominada coloquialmente ‘bono basura’. La agencia colocó el pasado 13 de junio en revisión para una posible rebaja la calificación de España e hizo lo propio poco después con toda la banca española.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s